Ley federal del derecho de autor, una herramienta para periodistas

Por: Javier Vite

COPYRIGTH

La Ley Federal del Derecho de Autor presenta a mi consideración varios aspectos relevantes y desde mi particular punto de vista tiene puntos positivos a diferencia de otras leyes que nos rigen en el país que sin duda un especialista puede desglosar de manera profunda sobre cada uno de los artículos que contiene.

Esta  norma presenta una buena disposición administrativa relacionada con la autoridad, así como sus facultades y las regulaciones adjetivas relativas a procedimientos judiciales y administrativos, que al final de cuentas tiene por objeto reconocer la obra de alguien, y para nuestro ejercicio periodístico debe ser fundamental tomar en cuenta esta ley pues podemos dejar un precedente de lo que nos encanta: Escribir, analizar, investigar y publicar. Pero siempre con un reconocimiento de la obra aunque se reproduzca en varios lugares, espacios y voces.

REGISTRO

La constitución mexicana señala en su artículo 28 que no constituyen monopolios los privilegios exclusivos y temporales que el estado otorgue a los autores y artistas para la explotación de sus obras. Su objeto siempre es la de salvaguardar y promocionar el acervo cultural de la Nación, así como la protección de los derechos de autores, artistas, intérpretes o ejecutantes, editores, productores y organismos de radiodifusión.

Y claro, esta ley da protección de otros derechos de propiedad intelectual, como las reservas de derechos, el derecho a la imagen, los derechos de autor sobre los símbolos patrios y las expresiones de cultura popular y el derecho sobre las bases de datos no originales.

Es importante destacar que está ley señala que el autor es el único, original y perpetuo titular de los derechos morales sobre las obras de su creación, y que estos derechos se consideran unidos al autor y son inalienables, imprescriptibles, irrenunciables e inembargables, por lo que resulta importante hacer el registro pertinente de toda obra que se realice.

LEYAUTORLa propia Ley establece reglas especiales para el ejercicio de derechos morales en la obra audiovisual, al postular que salvo pacto en contrario entre los coautores, el director o realizador de la obra, tiene el ejercicio de los derechos morales sobre la obra audiovisual en su conjunto, sin perjuicio de los que correspondan a los demás coautores en relación con sus respectivas contribuciones, ni de los que puede ejercer el productor de conformidad con la Ley.

Asimismo, establece una presunción en el sentido de que los autores que aportan obras para su utilización en anuncios publicitarios o de propaganda, autorizan la omisión del crédito autoral durante la utilización o explotación de las mismas, sin que esto implique renuncia a los derechos morales; esta presunción admite pacto en contrario.

Algo que me llamo la atención dentro de estas reglamento es especial para los que se dedica al ramo de la producción radial y televisiva, donde les concede los derechos patrimoniales, respecto de sus fonogramas, de autorizar o prohibir la reproducción directa o indirecta, total o parcial, así como la explotación directa o indirecta de los mismos; donde brinda toda la protección y donde en ocasiones se usan algunas obras sin tener el cuidado que hasta una simple nota musical puede ser factor para reclamar por su reproducción sin autorización.

PIRATADe acuerdo con la Ley, todos los organismos de radiodifusión del país tendrán, como derechos patrimoniales, las facultades de autorizar o prohibir, respecto de sus emisiones, la retransmisión, la transmisión diferida, la distribución simultanea o diferida, por cable o cualquier otro sistema, la fijación sobre una base material, la reproducción de las fijaciones, y la comunicación publica por cualquier medio y forma con fines directos de lucro.

Algo fundamental que aborda es para todos los organismos de radiodifusión, es que se les concede también el derecho de codificar sus imágenes de manera que solo sean recibidas por un grupo de personas previamente habilitadas por el propio organismo de radiodifusión, mediante la utilización de los medios técnicos necesarios al efecto. Aunque últimamente con toda el avance tecnológico es muy fácil decodificar los canales y poder retransmitirlos de forma pirata, algo que tendrá que legislarse en la materia, esto a pesar de que sanciona este fenómeno que ha crecido en los últimos años.

Y estipula que los derechos de los organismos de radiodifusión tendrán una vigencia de 25 años a partir de la primera emisión o transmisión original del programa.

En donde no estoy del todo de acuerdo es lo que se estipula en el artículo 147 donde se considera de utilidad pública la publicación o traducción de obras literarias o artísticas necesarias para el adelanto de la ciencia, la cultura y la educación nacionales, claro ejemplo es lo que sucede en Estados Unidos, donde los grandes creadores además del incentivo de su gobierno se les otorgan regalías.

IMPI

Algo que debemos tener muy en cuenta es al Instituto Nacional del Derecho de Autor, a quien debemos recurrir como autoridad administrativa en materia de derechos de autor y derechos conexos para registrar todas las obras, incluso aquellos textos periodísticos.

Video: Derechos de autor

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Academia, Marco Jurídico de Medios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s